¿Porqué meditamos?

¿Sabes qué te hace meditar?

Últimamente, dando cursos de introducción a la meditación, me doy cuenta que las personas que acuden a estos talleres de información primaria sobre cómo meditar, tienen cada vez más y más claridad sobre lo que están buscando.
 
A excepción de aquellos practicantes que saben con claridad lo que están buscando, los demás siguen ya sea una corriente social o sus situaciones personales que los inclinan hacia la meditación. Pero resulta que en diferentes épocas aquello que motivaba a las personas para iniciar una práctica era diferente para los practicantes de hoy.
Hace 30 y 40 años, los seguidores de la meditación buscaban experiencias más allá de la mente cotidiana, experiencias que los llevasen a estados de la mente distintos, mejores, donde se despertaban las cualidades como plenitud, gozo, alegría y el amor. Este era el antídoto de los existencialistas para la sociedad consumista, para el culto de éxito, las guerras. 
En los 90 se buscaba la meditación como puerta a lo desconocido de la mente, los maestros prometían ingresar a las dimensiones ocultas donde el practicante podía transformarse en alguien más, mejor, diferente. Estos poderes los hacían sentirse distintos y así confrontar la vida cotidiana desde otro ángulo.
Hoy los practicantes buscan retornar, refugiarse, descansar, reconectarse, regresar a su naturaleza y a su origen. Al parecer, lo oculto, desconocido y lo extraordinario perdió prioridad y las cualidades de paz y ecuanimidad están ganando el terreno en la conquista de la mente.
¡En hora buena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *