De la metafísica al ocultismo, esoterismo y a la meditación

Según lo dice Wikipedia, la metafísica (del latín metaphysica, y este del griego μετὰ [τὰ] φυσικά, «más allá de [lo] físico») es la rama de la filosofía que estudia la naturaleza, estructura, componentes y principios fundamentales de la realidad. Esto incluye la clarificación e investigación de algunas de las nociones fundamentales con las que entendemos el mundo, incluyendo: ser, entidad, existencia, objeto, propiedad, relación, causalidad, tiempo y espacio. Aristóteles designó la metafísica como «primera filosofía».  En la física se asume la existencia de la materia y en la biología la existencia de la materia orgánica pero ninguna de las dos ciencias define la materia o la vida; solo la metafísica suministra estas definiciones básicas. Sobra decir que el único método de investigación era la lógica de la mente y esa menta debía ser clara y muy abierta para poder contemplar los términos tan vastos como el tiempo y el espacio, entre otros.

Así que la metafísica era una filosofía que tenía sus inicios en la Grecia antigua sin embargo durante el reinado de los reyes católicos, ese tiempo tan poco humanista,  ha sido totalmente descartada y prohibido ya que el medio evo ponía e interés en lo divino y no lo humano.

El interés por las ramas que estudiaba la metafísica regresó más adelante como filosofía, de Descartes, Spinoza, Kant y otros, pero también tomo otra forma, mucho más popular, del ocultismo del siglo XVII y así entró en el rubro de la magia de los rituales que hacían descubrir o tener experiencia “metafísicas”, dando lugar a muchas de las meditaciones que hasta el día de hoy están muy presentes en diversos grupos que practican  este tipo, algo lejano de su origen griego, de metafísica u ontología.

En el siglo XVIII aparece Trinosofía,y asociada a ésta la imagen del conde  de Saint Germain (1703-27 de febrero de 1784) quien fue un enigmático personaje, descrito como cortesano, aventurero, inventor, alquimista, pianista, violinista y compositor aficionado, conocido por ser una figura recurrente en varias historias de temática ocultista. Su historia está escrita en La muy santa trinosofía, más conocida cómo La santísima trinosofía – el único libro que escribió. Formó parte de la francmasonería. El conocimiento y las prácticas que derivan de la Trisonofía abrazan a tres grupos de practicantes de metafísica y ocultismo: Rosacruces, Masones y los Gnósticos.

Actualmente Trisonofía enfoca su enseñanza en el estudio de las grandes religiones resguardando arcanos y verdades para despertar espiritualidad en el desarrollo de la humanidad, desde la perspectiva de la conciencia activa que es el conocimiento para obtener las claves y enseñanzas en esta Era de Acuario – como dice la página que encontré al respecto.

Les estoy comentando esto porque hoy nos encontramos con muchas prácticas esotéricas de meditación que se basan y cultivan este tipo de conocimiento; prácticas místicas, prácticas de alquimia, prácticas que hacen referencia a los ángeles, seres superiores, maestros ascendidos, etc. – todas usan las mecánicas y herramientas de una meditación, y tienen las características de una meditación. 

Este tipo de prácticas son muy ecuménicas, toman el conocimiento de muchas tradiciones y lo aplican en sus prácticas y entendimiento, a veces dándole un significado distinto del original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *