Guía rápida para el uso de los elementos

Imagen proviene del archivo del Instituto Ligmincha
Cinco sílabas tibetanas de los elementos naturales. Imagen propiedad de Instituto Ligmincha

Muchas veces no sabemos aplicar las prácticas o el conocimiento cuando más lo necesitamos, luego nos preguntamos porqué la práctica no funciona. Aquí un ejemplo de la práctica con los elementos que, aun cuando son increíblemente eficaces en cambiarnos, cuando más los necesitamos – no están allí.

Los elementos naturales están presentes afuera, disponibles para todos y en cantidades infinitas, es decir no se van a acabar nunca.

Los elementos en nuestro cuerpo estarán presentes toda la vida y si los cuidamos nos van a apoyar, si no – nos van a fastidiar. Es tu cuerpo y sus funciones. Cuídalo, respétalo y los elementos del cuerpo te apoyarán.

Los elementos en las emociones varían, son inestables e impredecibles. Podemos medir su estado de manera fácil: cuanto estás alegre, feliz y contento – todo está en orden. Cuando sufres – algo anda mal, pero también hay algo que puedes hacer para mejorarlo – debes recuperar el equilibrio. Aquí las cualidades de los elementos tienen elpoder sanador porque pueden transformar el sufrimiento y dolor en algo que te apoye para rescatar lo que perdiste, por ejemplo paz, seguridad, alegría, etc.

Los elementos en la mente son los más difíciles de observar y más difíciles de cambiar pero, al mismo tiempo, son los más poderosos. Es la visión y el entendimiento que tenemos de nosotros mismos y de la vida. Las dudas, los temores, el desconocimiento y la ignorancia son las que desvirtúan nuestra visión y apoyados por las emociones negativas, nos llevan al desastre.

Lo bueno es que todo lo podemos cambiar. Los que conocen el valor y las características de los elementos ya dieron los primeros pasos pero saber de los elementos no garantiza absolutamente nada. Es como saber sobre todo el amor pero nunca haber amado a nadie.

La guía rápida para el uso sabio de los elementos tiene muy pocos puntos:

  1. debes darte cuenta que te está pasando algo que te hace sentir mal y concoer el proceso
  2. debes conocer las características de los elementos y como funcionan en ti
  3. debes tener la determinación para cambiarlo
  4. debes tener la disciplina para realizarlo
  5. debes practicar de manera formal para profundizar la experiencia qu buscas
  6. debes recurrir a la práctica cada vez que tienes un brote del desequilibrio de los elementos

Lo demás es muy fácil y ocurre por si mismo: todo regresa a su lugar pero tu serás más sabio porque habrás vencido a un demonio más de la mente.

Fivelements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *